No cabe duda del papel del urbanismo como plataforma medioambiental sobre la que situamos los servicios, equipamientos y edificios que forman parte de nuestro paisaje urbano. Debemos tener en cuenta, desde la planificación urbana, los factores medioambientales de lugar, de forma que sea más fácil conseguir que el desarrollo posterior de las edificaciones, equipamientos e instalaciones que se implanten sean más sostenibles. Claves como el aprovechamiento de la orientación solar, los recursos hídricos y eólicos, el óptimo dimensionado y la eficiencia de las instalaciones urbanas son fundamentales. Es en la ciudad donde los tres grandes ejes de la sostenibilidad se evidencian con mayor claridad; el ambiental, lo urbano y el socioeconómico.

Este texto es una síntesis de lo que entendemos como planificación urbana, extraído de: http://promab.es/servicios.php